La moneda borbónica

En 1808 y durante el reinado de Carlos IV, el sistema monetario en España apenas había sufrido cambios desde el siglo XVI.

Carlos IV. Real de a ocho. Madrid 1808

La pieza base del sistema era el Real de plata, equivalente a 64 maravedís, pero la moneda que se aceptaba en todo el mundo (similar al dólar actual) era su múltiplo, el llamado Real de a ocho, también conocido como Peso o Duro (27,06 grs. y ley de 916 mls. que se rebajaría a 902 mls. a partir de 1772).

Carlos IV. 8 escudos (Onza) Madrid 1808

El oro se nominaba en Escudos y su múltiplo superior la Onza o Doblón de a ocho Escudos (con peso y ley casi idénticos al Real de a ocho) era equivalente a 16 Reales de a ocho. En el uso normal se utilizaba como moneda de cuenta –sin existencia física por tanto- el llamado Real de vellón con una valoración de 2,5 por cada Real de plata.

Después del llamado Motín de Aranjuez, en marzo de 1808, Carlos IV abdica en su hijo Fernando VII y ambos, en la ignominiosa reunión de Bayona, dejan el reino en manos de Napoleón I, quien procede a designar como rey a su hermano José.

Durante este primer periodo se ordenan acuñaciones a nombre de Fernando VII en las cecas que siguen el modelo oficial.

En el caso de la Junta Superior del Principado de Cataluña, cuyo territorio estaba en pleno escenario bélico, se pudieron realizar emisiones en distintas ciudades y en una ceca volante en la medida de los avatares de la guerra. Su deficiente acuñación habla claramente de las difíciles circunstancias en que se realizaron.

Fdo. VII. Un Duro. Gerona 1808 Fdo. VII.

30 Sous. Palma de M. 1808

La ceca volante, que fue trasladada varias veces, acuña con tipos oficiales y con la marca C de Cataluña. En el caso de Gerona, Tarragona o Palma de Mallorca, sus emisiones, realizadas de forma precaria con la plata de las iglesias y las aportaciones de los particulares, presentan la curiosidad de utilizar nuevos nominales: Gerona utiliza por

primera vez el término Duro, Palma de Mallorca los 30 sous o sueldos –de uso común entre su población- y Tarragona, que también fabrica una emisión obsidional utiliza como nominal las 5 Pesetas, una denominación derivada del diminutivo catalán de Peso.

5 Pesetas. Tarragona 1809

En el caso de Zaragoza, que en esos días vivía la terrible experiencia de los dos Sitios por parte del ejército francés, no se llegaron a efectuar acuñaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s