La gastronomía en la Tarragona de 1800 (2ª Parte)

La cocina de Tarragona a imagen de la catalana se nutrió de toda la tradición culinaria popular del país recibiendo grandes  influencias de las cocinas de otras regiones españolas que seguían la tradición medievalista de antaño. La notable influencia de otros países, especialmente de Francia e Italia, influyó en la evolución de la gastronomía de Tarragona, especialmente en las cocinas de la nobleza y la alta burguesía de las ciudades más importantes del Corregimiento de Tarragona.

Uno de los libros que influyó fue el que hoy presentamos, el Nuevo Arte de Cocina, traído desde Zaragoza, y que fue en su tiempo un claro referente de la cocina popular de aquella época.

 

 

 

Juan Altamiras es el pseudónimo de un religioso franciscano de la Regular Observancia, llamado Fray Raimundo Gómez. Se sabe que Altamiras nació en los últimos años del siglo XVII en la villa de La Almunia de doña Godina y que murió en Zaragoza por el año 1769. Entre los diferentes conventos en los que estuvo de cocinero destaca su presencia al frente del Servicio de la Cocina del Colegio San Diego de Zaragoza. Este era uno de los Colegios mayores que había en Zaragoza y en el que residían los estudiantes franciscanos que acudían a la Universidad. El colegio estaba localizado junto al monumental convento de San Francisco, cuyo solar ocupa hoy el Palacio de la Diputación de Zaragoza.

Sus platos están lejos del nivel adquisitivo que suponían las recetas de Martínez Montijo o Juan de la Mata por sus destinatarios: los frailes que han optado por una vida de sobriedad, y los indigentes que eran alimentados por beneficencia, y por recursos: siempre escasos. De ahí que Altamiras alabe el buen hacer del cocinero virtuoso que puede mediante su habilidad disimular la escasez. Métodos de cocina, aprovechamiento de los recursos y elaboración de platos aceptados por las costumbres gastronómicas de la España del siglo XVIII (lo cual nos lleva a conocer con mucha certeza la tradición de este pueblo) son los elementos más interesantes de esta obra.

La aceptación de su obra Nuevo Arte de Cocina fue tanta que se convirtió en uno de los libros de cocina más editados del siglo XVIII, e incluso del XIX, pues durante esos dos siglos llegó a ser la obra con más influencia desde el punto de vista culinario. La obra, que evoca aspectos de la cocina anterior, con la que entronca, aporta elementos verdaderamente nuevos, y su autor demuestra ser un buen conocedor de la cocina y su técnica, a la par de saber escribir y transmitir lo que desea, sin faltarle muchas veces la ironía y el buen humor. Se dice que se trata de cocina conventual, puesto que así se refiere en numerosas recetas, pero, analizado desde la perspectiva de nuestros días, se puede ver el reflejo de la cocina de una ciudad tan importante, entonces, como Zaragoza y las preocupaciones de quien bien podríamos llamarle cocinero y gastrónomo.

Anuncios

Una respuesta

  1. Muy interesante en todo el contexto cultural que representa para los ciudadanos de Tarragona el disponer de una información historica
    que nos ayuda a conocer nuestro pasado historico para llegar a
    comprender nuestro presente en los diferentes ambitos que el grupo
    Tarragona 1800 nos pueden aportar.

    Estiven.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s