La Medalla de Prisioneros Militares o de Sufrimiento por la Patria (1814)

El 11 de diciembre de 1813 en Valençay se firma el tratado por el que Napoleón reconoce a Fernando VII como Rey de España y con el que recupera el trono, los territorios y las propiedades de la Corona arrebatados en 1808. El Rey es liberado y regresa a España el 14 de marzo de 1814.

 (Colección Particular)

 Después de unos meses de haber terminado la guerra, miles de prisioneros civiles y militares que estuvieron cautivos en Francia vuelven a casa. La cantidad de españoles deportados se estima en unos 50.000, entre prisioneros de guerra, marineros, rehenes e individuos sospechosos. Sus condiciones de vida fueron muy duras. Muchos de ellos intentaron evadirse, otros prestaron o rechazaron el juramento de fidelidad al Rey José I y algunos se alistaron en el ejército imperial. Los deportados ilustres fueron encarcelados en fortalezas, los soldados rasos se dispersaron en decenas de depósitos o formaron batallones de trabajadores.

Solo en el Sitio de Tarragona fueron capturados entre 8.000 y 10.000 hombres, según las fuentes. Uno de ellos fue el General Contreras que estuvo prisionero en el castillo de Boullon, de la que consiguió escapar. Por otra parte casi toda la oficialidad de la guarnición de Tarragona estuvo prisionera en Soissons.

Fernando VII, firma una real orden el 6 de noviembre de 1814, en los siguientes términos:

 “Queriendo el Rey nuestro Señor dar una prueba del aprecio que le merecen los individuos Militares, a quienes habiendo cabido la suerte de prisioneros fueron conducidos a los castillos o encierros, los unos sin otra causa que su constante adhesión hacia su Real Persona, y los otros por haberse fugado, o intentado fugar de los depósitos, sufriendo el afrentoso castigo de ser llevados con un cadena de hierro al cuello, se ha dignado S. M., … concederles el distintivo de una medalla de oro, del tamaño y figura de una peseta para los Oficiales y Cadetes, y de plata para la Tropa, con una cadena grabada alrededor, y en su centro un castillo con la inscripción Sufrimiento por la Patria; la cual llevarán unos y otros pendiente del ojal de la casaca o chaqueta, con una cinta estrecha de color amarillo con los cantos verdes “ .

 

Esta medalla sería el distintivo para los prisioneros militares  y  milicias urbanas que, fugados de los depósitos, y apresados por el gobierno francés, fueron conducidos con la cadena a diferentes castillos, para los que fugados y llegados a España se presentaron en sus unidades, los que estuvieron presos sin libertad de movimientos y los individuos de tropa que hubieron sido destinados a los trabajos públicos, o encerrados.

Se trata entonces de una condecoración creada para recompensar de un modo público a aquellos militares que siendo prisioneros de los franceses por su lealtad al Rey fueron maltratados y sufrieron la afrenta de ser llevados con una cadena al cuello.

En junio de 1815, se autoriza su uso a los individuos no militares en las mismas condiciones que se mencionaban para los militares.

En el Museo del Ejército, además de las reglamentarias, se conservan algunas de fantasía.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s