La Batalla de Altafulla (24 de enero de 1812)

 

El Combate de Altafulla fue una acción bélica que tuvo lugar el 24 de enero de 1812 durante la Guerra del Francés en el que los ejércitos bonapartistas vencieron la improvisada host española.

El general Decaen, sucesor de Macdonald como Gobernador General de Cataluña, al saber que el Primer Ejército, comandado por el general Joaquín de Ibáñez-Cuevas, barón de Eroles, tenía bloqueada Tarragona, envió al general Lamarque con una división, que junto con otra que había salido de Barcelona bajo el mando del general Maurice Mathieu, el 22 de enero ocuparon Vilafranca del Penedès. Las dos divisiones sumaban 8.000 hombres y 4 piezas de artillería de a 24 pulgadas.

Barón de Eroles

 

El barón de Eroles levantó el bloqueo de Tarragona y se dirigió al norte, ocupando posiciones en los alrededores de Altafulla, y allí esperó a las columnas francesas, que se presentaron el 24 de enero. Sus fuerzas estaban formadas por unos 4.000 hombres de infantería y unos 250 de caballería. El centro de las tropas españolas se encontraba en posición centrada sobre el Camino Real, en el punto que este cruza el río Gaià. Situó su artillería directamente delante del puente, y la reserva a las alturas del Castillo de Tamarit.

Castillo de Tamarit

 

El plan inicial del general Lacy, Capitán General de Cataluña, era hacer que las tropas varón contuvieran a los franceses y esperaran la llegada del general Sarsfield por la retaguardia francesa. El Primer Ejército se mantuvo sobre el terreno durante un tiempo, sin embargo, creyendo Eroles que podía ser envuelto por la columna de Lamarque que maniobraba por su izquierda desde el pueblo de Salomón, para flanquear los mismos, y las tropas que, pensaba , habían salido de Tarragona y se dirigían a Altafulla, se retiró hacia Igualada, señalando como punto de reunión a las tropas que huían el monasterio de Santes Creus.

General Lamarque

 

Este movimiento se saldó con cuantiosas pérdidas en las dos compañías del batallón de cazadores de Cataluña que destinó a cubrir la retirada y contener al enemigo. El coronel Villamil, que comanda los cazadores catalanes se herido mientras cubre la retirada, y todo apoyado por los Leales Manresanos bajo las órdenes del coronel Fleires, se ve obligado a retroceder.

La principal consecuencia de esta derrota fue el cambio del curso de la guerra en el Principado, ya que desde entonces el ejército regular español rehuyó las grandes acciones en campo abierto, y hasta el comienzo de 1813 sus operaciones militares tuvieron un carácter casi exclusivamente guerrillero y poco coordinadas. Desde entonces los franceses dominaron Cataluña. Durante la acción de Altafulla la guarnición francesa de Tarragona hizo una salida, y dirigiéndose a Reus destruyó algunos almacenes establecidos por los ingleses, y quemó todos los efectos allí almacenados para el asedio. Dos días más el general Musnier entró con un convoy en Tarragona, procedente de Tortosa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s