Reus durante la Guerra del Francés (1808-1815) (1ª Parte)

 En la villa de Reus, el 8 de enero de 1808 se celebró en el Ayuntamiento una reunión extraordinaria, donde estuvieron presentes todos sus miembros, para tratar el tema de la financiación de las tropas establecidas en la ciudad. José de Bofarull puso de manifiesto un pliego donde se hablaba de la situación: “… se encontró Dentro de él un oficio del Muy Iltre. Sr. D. Francisco Requena Fecha de este propio día juntamente con una copia de Otro que le pasó bajo la misma Fecha D. Diego de Torres, teniente coronel de los escuadrones de Lusitania de cuartel en esta villa en que Pide por vía de préstamo Veinte mil reales de vellón… “. Esta cantidad de dinero serán devueltos después “de su cuerpo cobre las cartas de pago, que se le han Librado miedo el Señor Intendente que montan a trescientos sesenta mil reales de vellón y para el que sale hoy de Montblanch”.

Las primeras referencias de la entrada de los ejércitos franceses en la península llegaron a Reus con fecha de 10 de enero de 1808.

El 17 de abril, los franceses entraban en Tarragona, y en Reus se abanicaban las campanas “y se reunieron cuatrocientos hombres y luego comparecieron Mucha gente de los pueblos diferentes donde los armaron con fusilería, escopetas y otros con sables, Porque los señores se vieron comprometido de los pobres Porque querían dineros y armas”. De hecho, los exaltados se asustaron a medio de Tarragona, donde iban a atacar al enemigo, y volvieron cobrando diez reales cada uno a la llegada a Reus.

Los ánimos se volvieron a encender cuando surgió el rumor de que había que suministrar alimento a los franceses instalados en Tarragona, este hecho provocó el toque a rebato y el pueblo quería ir con los carros de las vituallas a matar a los franceses, que, ante la segunda derrota en el Bruc, el 14 de junio, se retiran y los exaltados volvieron a Reus donde fueron obsequiados con licor para calmar sus ánimos.

ías después, el doctor en leyes Joan Casas y Nogués dirigió un somatén que el 20 de octubre se integró en el cuerpo de migueletes. Un buen número de reusenses llevaban una cinta en el sombrero con el lema “Por Fernando séptimo vencer o morir”.

El 23 de abril, Josep Alonso de Valdés y Vives, notario real y público de Reus, así como también escribano secretario del Ayuntamiento, certifica que, debido a la exaltación popular producida por la subida al trono de Fernando VII durante los días 17, 18 y 19 del mismo mes, se produjeron disparos de mosquete y hubo música en la Iglesia Mayor, estos actos concentraron gran cantidad de gente.

El 6 de julio, Don Melchor Rovira, capitán del primero de voluntarios de Barcelona, había llegado a Reus huyendo de Fiona y fue nombrado comandante del segundo tercio de migueletes de los 400 que había levantados en la villa.

El 23 de julio se reciben noticias de la llegada a Tarragona del nuevo general “el Sr.. Marcas de Palacios, hombre de Mucho talento, y tan político como militar (…) conduce 3500 soldados, 50 cañones y 200 artilleros, procedentes de Mallorca y Menorca… “; el día anterior” salió Nuestra tropa con todo apoyo tren de artillería Hacia Barcelona con la mayor precipitación … “.

A finales de mes, a la salida del correo se asegura que “el general en jefe Duhesme ha sido Hecho prisionero, y conducido al castillo de Cardona. También se daba miedo cierta que el ejército francés que se había dirigidas contra Hostalric, se Halla muy apretada (…) Ayer, por orden del nuevo general marcas de Palacios se pasó oficio á los pueblos para que acudiesen á Tarragona con un gran número de mulos y bagajes, y hoy ha Salido todo el ejercito que estaba allí. Se cree vá en derechura á Barcelona “.

Para vocal de la Junta corregimental del gobierno, la villa escoger como vocal a Tomas Antonio Ortiz con fecha de 2 de septiembre, que en un manifiesto dijo: “Haber dado Reus jornal á más de 1.500 hombres empleándolos en la reparación de caminos. Enumera los acilos y auxilios prestada á ancianos, mujeres y niños. Haber humana á más de dos mil somatenes, con provisiones de guerra y boca, que habían transitada por la villa. Las sopas Públicas á los necesitados. Establecido un Servicio de espías para observar al enemigo. Haber auxiliado á los expatriados de Barcelona, y concluye proponiendo verificar una cuestaciones de Europa, Hila, & c. para los hospitales”.

Un día después, el secretario del Ayuntamiento, José Alonso de Valdés y Vives, contesta a la carta enviada el día anterior por Tomas Antonio Ortiz: “El Ayuntamiento y Junta de Gobierno de esta Villa, enterada del contenido de la proclama que antecede , miedo Acuerdo de este día, ha aprobada de Conformidad el pensamiento que en ella se propone, y en apoyo consecuencia ha Mandado se imprimaciones y publique, y se pase a ejecutar, nombrando a Ochoa eclesiásticos, seculares y regulares, é igual número de personas distinguidas para que desde el día cinco del corriente, pasan á Recoger de las casas de los Vecinos los artículos que en la misma proclama se expresan y para que dicho pensamiento produzca los mejores efectos, se pasan oficios al Reverendo Prior de esta Iglesia Parroquial y Prelados de las Comunidades Religiosas, á fin de que en el día de mañana en la Misa mayor después del Ofertorio, exhorten á los Vecinos á que contribuyan con mando franca á un objeto tan piadoso, y en el que todos deben tomar mayor interés “.

En respuesta a la llamada, la población reusense aportó el siguiente material: “514 sabanas finas y comunes, 40 medias sabanas, 31 varas de lienzo nuevo, 473 camisas finas, 8 Almohadas Llenas, con suspensión sobrefundas de lienzo fino, 392 fundas de almohadas, 20 manteles, 464 servilletas, removedores, 82 toallas, 1130 Ventas de varios tamaños, 12 capotas nuevos de bayetón, 1 dicho de indiana usadas, 1 cubierta de ídem, 2 mantas, 20 pañuelos, 27 pares de medias de hilo, 157 gorros, 35 pares de calzones de lienzo, 13 chalecos, 3 peinadores, 4 copias de hilo, 14 piezas de cintas de hilo, 10 cajones de Trapos de toda clase, una porción de ídem para cocina, 1 cajón de ilas “. Todo este material estaba dentro de 47 cajones y dos fardos. También se recogieron algunos dineros destinados a pagar el traslado del material a los hospitales del ejército.

Como respuesta a este envío de material, el 15 de septiembre, el Marqués del Palacio, dirigente del Cuartel General de Vilafranca escribió una carta a la ciudad: “Renueva á V. mis más expresiva gracias por el celo y patriotismo que ha manifestación en el acopiar gratuito de varios Efectos de urgentísima Necesidad para los Hospitales del Ejercito… “.

El 20 de septiembre se produjo en el empadronamiento de los hombres de la vil.la que tenían entre 16 y 40 años “de cuyo alistamiento resultó contener este pueblo 1441 casados, 612 mancebos, 30 viudos y 240 migueletes que a hallan actualmente en el Ejército”. Se contaron las armas que tenía la ciudad para poder reclutar a los hombres para ir a luchar, el resultado fue de 88 escopetas y 11 pistolas, además de unas 170 que tenían los migueletes que ya estaban sirviendo en el ejército.

El dos de octubre se encontraron en el convento de Las Carmelitas Descalzas, tras un registro, la cantidad de once cajas de cartuchos. Se presentó un “Alférez del Real Cuerpo de Artillería en el Convento de los P. Descalzos de esta villa con orden del Ilustre Señor Vicario general y Oficial de esa ciudad “que los inventarió y guardar en la ermita de Misericordia.

Un día después, el día 3, el Ayuntamiento recibió de Juan Smith la siguiente notificación: “Habiendo pasado a los Cuarteles de esa villa por disposición mía la parada de Caballería ligera de Cataluña que se hall en esta plaza, dispondrá Vm. de suministran a los individuos de ella las raciones de pan correspondientes y cogiendo los debidos recibos con las formalidades prevenidos para el abono competente por la Real Hacienda”.
En fecha del once de octubre, la Junta reusense recibe de manos del director interino del Real Hospital Militar de Vilafranca, Antonio Coris, presbiterio del Oratorio de San Felipe, una carta donde este da las gracias a la villa por los materiales adquiridos y reconociendo el “afecto al bien común de la Patria, y á la justa causa de Nuestro amado Rey Fernando Séptimo…”.

El 22 de octubre, los conductores de carros, que transportaban material para el ejército, se quejaban al Ayuntamiento por los problemas que sufrían por la llegada de conductores extranjeros, ya que ellos pagan las consecuencias. Los afectados también exponen que “los continuos Bagajes que deben afrontar en una época en que faltan de la presente villa treinta y cuatro carros de cuatro mulas cada uno, los siete que se hallan en el ejercito de Galicia, Veinte y tres que se llevaron los franceses en apoyo referida huida de Tarragona, y los dos que se quemaron cuando se voló el almacén de pólvora de Tarragona”. Por todo ello, reclaman la paga de los bagajes.

Bajo los rumores que se habían de suministrar alimentos a los franceses que se encontraron en los cuarteles en Tarragona se encendieron los ánimos y se tocó a rebato y el pueblo quiere ir con los carros de las vituallas a matar a los franceses que, ante la segunda derrota del Bruc, se retiran y los exaltados, vueltos a Reus, reciben abundantes cantidades de licor para apaciguar sus ánimos. Pocos días después, un franciscano volvió a exaltar los ánimos de la población y se levantó un somatén que salió a las órdenes del doctor en leyes Joan Casas y Nogués y que, con fecha del 20 de octubre, se integró en el cuerpo de migueletes.

Ante la gran utilización de ganado de transporte, el 16 de noviembre se hace un llamamiento a aquellos que tienen mulas y no hacen el servicio de transporte de material y mercancía para que trabajen igual que los demás. Cinco días después, ante la demanda diaria de carros para el transporte de material para el ejército y el no pago de dichos transportes del que dependen los carreteros y sus familias para sobrevivir, el Ayuntamiento propuso el aumento de precios de los carros que se vendan en la villa durante las actuales circunstancias “y no mas podría con Ello remediarse la Necesidad de Aquellos infeliz dándose de todo parte el Excmo. Señor Capitán General “.

Por otra parte, las estrechas órdenes en que se encontró la Junta por parte del Capitán General del Ejército el que reclamaba la no demora en el pago del primer tercio del catastro del año.
El 5 de diciembre de 1808, el Ayuntamiento se reunió para tratar una carta fechada el 30 de noviembre y enviada por el Capitán General donde se decía que “se providenció el apruebo de las quinientas sesenta y dos libras diez sueldos que pidio el Comisionado Don Juan Batlle subteniente del Parque de Artillería de Tarragona a los Efectos que se indican en el propio oficio”. Se entregó el recibo que quedó bajo manos de Don Jaime Maestro, subteniente del Real Cuerpo de Artillería.

Con fecha del 10 de diciembre, se propone como nuevo alcalde de villa a Don Baltasar Gil y como juez local al Dr. José de Gavaldà para el trienio 1809 y 1810. Ambos pasaron por los correspondientes despachos a finales de mes para tomar posesión de sus nuevos cargos.

El once de diciembre, Juan Smith se queja de la falta de carros para el suministro de las tropas y reclama al Ayuntamiento que haga una lista del destino de cada carro con el material que transporta.
Seis días después, el 17 de diciembre, se nombra a Jaume Mestre, depositario de los libros y otros papeles franceses en Tarragona que se han puesto en la casa consistorial. Jaume Mestre tendrá “los poderes y facultades necesarias” para poder llevar a cabo su tarea.

Ese mismo día, el general francés Saint-Cyr derrotaba a Llinás y Cardedeu a las tropas españolas, quedando al mismo tiempo el general Vives derrotado y desacreditado.

Fdo: Alfredo Redondo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s