Julio Antonio y el Monumento a los Héroes de Tarragona (2 ª Parte)


Continuamos con la reseña que desde el Museo de Arte Moderno de Tarragona nos hacen de la realización del Monumento de los Héroes de Tarragona de 1811, realizada por el escultor Julio Antonio.
El 23 de septiembre de 1910 se pone la primera piedra del monumento a su emplazamiento, en la Rambla de Sant Joan, en el cruce con las calles de Cañellas y de Ixart; en mayo de 1911 ya se había alzado el basamento y la ajardinamiento, pero la enfermedad pulmonar que afectaba Julio Antonio retrasó la ejecución definitiva.


Además, dificultades para la concesión del bronce para la fundición, llevaron a que Julio Antonio no pudiera ver su obra finalizada, ya que murió el 23 de febrero de 1919.

 

Enrique Lorenzo Salazar, dando los últimos retoques antes de realizar la fundición del Monumento, una vez desaparecido el artista Julio Antonio.

 

 Finalmente, en 1920, el Ayuntamiento de Tarragona delegó en el discípulo de Julio Antonio, Enrique Lorenzo Salazar, la responsabilidad de la supervisión de la fundición que se contrata con la empresa Mir y Ferrero de Madrid.


El 9 de febrero de 1922 se muestra por primera vez la obra en el Museo de Arte Moderno de Madrid, antes de su traslado a Tarragona.

 

Tras el éxito conseguido por la escultura en Madrid, resultó incomprensible el posicionamiento de un sector de ciudadanos cuestionando la ubicación de la escultura en la Rambla de Tarragona, las razones eran:

– Que podía restar visualidad y perspectiva al paseo.
– Que la exhibición pública de un grupo escultórico de figuras desnudas podía ofender a los posibles peatones.


La polémica se reflejó con las diversas opiniones en favor y en contra que aparecieron respectivamente en el Diario de Tarragona y La Cruz. El resultado fue la colocación del Monumento al Museo Arqueológico de Tarragona, entonces situado en una parte del edificio Consistorial, en la plaza de la Font de la ciudad.


Sin embargo, una parte de la ciudadanía continuaba pidiendo al alcalde de Tarragona, Andrés Segura y Donato, que el monumento fuera cubierto con un lienzo, y una cantinela, con la música de “Ay madre” corría de boca en boca, ironizando sobre la situación, que decía: Las damas estropejoses al Alcalde han hecho cumplimiento y han dicho al Señor Segura que tape ese monumento.

La instauración de la II República, en 1931 propició la colocación definitiva de la pieza en el lugar que inicialmente se había escogido, y el 24 de septiembre del mismo año se inauguró oficialmente el Monumento en presencia de las autoridades locales de la madre y otros familiares de Julio Antonio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s