Una contribución cambrilense a la fortificación de Tarragona

 

Entre los escasos documentos de los fondos del Archivo Municipal de Cambrils relacionados con la Guerra del Francés y, más concretamente, con el asedio que sufrió la ciudad de Tarragona el año 1811, hay uno de los oficios que forman el legajo Correspondencia sobre el servicio de bagajes (1781/1903), dentro del grupo de series Servicios militares del fondo del Ayuntamiento de Cambrils.

El oficio transmite una orden del gobernador de Tarragona, el general Bertoletti (la lectura del nombre es dudosa), dirigida al Ayuntamiento de Cambrils. Concretamente, el gobernador manda a los concejales cambrilenses que al día siguiente a las 5 de la mañana envíen a Tarragona un convoy formado por ocho hombres y dos carros. Los hombres deben ser útiles para el trabajo y se les destinará a hacer de peones: unos deben llevar arados, otros palas y los otros senallones. Sobre los carros, se especifica que cada uno debe llevar tres mulas para estirarlos. Además, tres días más tarde también deben enviar a Tarragona veinte y cinco quintales de cal.
La contribución de Cambrils no consistirá sólo en trabajo, equipamiento y materiales (personas, carros, herramientas y cal) sino también en dinero, ya que tendrá que pagar los jornales.
El convoy se pondrá a las órdenes del Capitán de Ingenieros, que encontrarán ante el convento de San Francisco, en la Rambla Vella. Aunque el documento no lo dice expresamente, se entiende que en este punto de reunión llegarán también convoyes equivalentes exigidos en otros municipios del corregimiento, ya que la misma orden se debía enviar a otros ayuntamientos.
También se puede suponer que todo el contingente trabajará en la reparación de las fortificaciones y / o las vías públicas de Tarragona (el documento sólo dice que trabajan “en esta plaza”), que debían estar bastante perjudicadas tras los enfrentamientos de la guerra y, más concretamente, del asedio de la ciudad del año anterior.
Este no era el primer contingente que Cambrils enviaba a Tarragona, ya que el documento incluye una posdata dando libertad a los carros y peones que trabajaban hasta entonces.
No era una orden extraordinaria. A lo largo de la historia de nuestro país han sido habituales las contribuciones de los municipios a obras públicas de carácter general, obligados por el rey o sus representantes. Los hombres y materiales de los municipios eran exigidos para reparar caminos, carreteras y murallas, sobre todo cuando se daban circunstancias especiales como la visita del rey-cuando había que arreglar los caminos por donde debía transitar-o bien en contexto de guerra, cuando había hacer trabajos de fortificación preventivos o de reparación de los daños que los combates habían podido provocar sobre las defensas.
A lo largo de los siglos, los ejemplos son innumerables: desde el derecho señorial-en época medieval y moderna-de exigir a los vasallos obra de muro y reparación de murallas, hasta las brigadas de trabajadores que durante la Guerra Civil de 1936-39 fueron construir “a obra de villa” nidos de ametralladoras de costa, búnkeres y refugios antiaéreos.
En el caso del orden de 1812 que comentamos, el contexto bélico es bien evidente, no sólo por los hechos que la preceden sino por la resistencia que deja entrever el documento, si hemos de hacer caso del tono duro con que está redactada. Incluye dos amenazas dirigidas a los Ayuntamientos para asegurar su cumplimiento. La primera intenta evitar la picaresca de enviar hombres inútiles para el trabajo, que mermaría el impacto sobre la mano de obra y la capacidad de defensa del municipio. La segunda, quizás añadida personalmente por el gobernador o por alguien muy cercano a él-está escrita en francés y en la misma letra de la firma-es más genérica y amenaza con medidas rigurosas.
Para terminar, señalaremos que este es uno de los documentos de la época de la dominación francesa sobre nuestro territorio que, como es lógico, están parcialmente escritos en francés o bien incluyen expresiones de origen francés e italiano (estas últimas, probablemente derivadas del alcance paneuropeo del Imperio Napoleónico) en el redactado.
Esta es la transcripción íntegra de la orden:

El documento En la cara verso, que una vez doblado el oficio servía como exterior, figura en la            parte superior:

                ”Service Militaire Prepé (¿).
Debajo figura el nombre de los destinatarios:

                ”Aux Magficiens les Membres composants l’Agiuntamento [sic] de Cambrills”.

 

Al margen inferior izquierdo, la autoridad que emitía el oficio:

“Le General Gouverneur de Tarragone”.
En la cara recto está el contenido del oficio:

               

                ”Tarragona  13 de  mayo 1812

 

Señor alcalde, y Ayuntamiento de Cambrils

 

Para mañana a las cinco de la mañana [inicialmente decía “tarde” pero esta corregido] me mandarán 8 hombres, 2 carros, con tres mulos cada carro. El punto de rehunión será en la Rambla, delante San Francisco, donde encontrarán el Capitán de Ingenieros para dar las disposiciones necesarias.

Los peones deven venir una parte con aradas, una con palas, y otra con capazos.

Deverán trabajar quatro días, y en el caso de continuar, se avisará un día antes para el relevo. Toda esta gente deve ser pagada por la población a un jornal regular, y así se castigará severamente el Ayuntamiento que enviare gente inútil.

Dentro de tres días deven también remitirme 25 quintales de cal.

Quedan responsables los individuos del Ayuntamiento del cumplimiento de esta orden. No se disimulará el más pequeño defecto.

El General de Brigada, barón del Imperio, Governador de la provincia de Tarragona.

[Debajo, escrito con otra letra:] “[Veyez?] que l’Ajuntamento ne n’obligarà pas a prendre des mésures rigoureuses pour être obei exactement”

[Debajo, con la misma letra de la frase anterior, hay la firma, seguramente autógrafa:] “Le General Bertoletti”

 

El documento lleva esta postdata, en el margen inferior izquierdo: ”Postdata. Los carros que actualmente trabajan en esta plaza, mañana por la mañana quedan libres y se marcharán cada uno en sus casas, junto con los peones.”



Archivo Municipal de Cambrils. Fondo Ayuntamiento de Cambrils. Legajo Correspondencia sobre el servicio de bagajes (1781/1903). Sig. Top. 326.8

Archivo Municipal de Cambrils

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s