Voluntarios de Tarragona (1802) – Nuevo documento gráfico

 

Aunque nos hemos centrado últimamente en la recreación de las “Milicias Urbanas de Tarragona” del año 1810, no queremos olvidar ir recopilando nueva información sobre las otras formaciones que tenemos recrear en el futuro. Una de ellas y segunda en importancia para nosotros es la de recrear el Regimiento “Voluntarios de Tarragona”, con los dos uniformes, el de 1802 y el de 1805.En esta ocasión nos ha llegado a nuestras manos un magnífico dibujo realizado por el genial dibujante José M ª Bueno, y que está fechado en 1962.

Disfrutadlo

Estudio sobre las “puntas arponadas”

 

Como ya he mencionado en anteriores artículos, la adopción de Regimientos de Caballería Ligera procedentes del Este de Europa para los Reales Ejércitos del Rey Sol, aportan un nuevo estilo de armas hasta las horas no conocidas ni en Francia ni en ninguno de los Países de la Europa Occidental.
Algunos de estos soldados mercenarios, muestran modificaciones practicadas en las hojas de sus sables curvos, que generan falsas explicaciones producidas por la falta de conocimiento.

Arpón practicado en la punta de un sable de Húsar modelo 1786

Esta práctica que duraría hasta el final del Imperio de Napoleón I, es considerada como “una receta bárbara” ya que se atribuye a estas modificaciones una imagen salvaje al considerar que están hechas para incrementar el daño al enemigo con el fin de propinar un desgarro carnal añadido a la estocada.

Si estudiamos estas modificaciones, podemos llegar a una conclusión totalmente contraria ya que esta práctica el único que hace es restar eficacia, conllevando el riesgo de poder ser desarmado el soldado con más facilidad para su oponente, aportando el riesgo de que su arpón pudiera engancharse en algo lugar de su propio equipo o de su enemigo.

Según las explicaciones y estudios realizados por un “Viejo Húsar”, el Coronel McCarthy, Conservador del Museo del Ejercito en Paris desde 1963 hasta 1982, hace alusión a esta práctica como un método de andar por casa con la única finalidad de dar comodidad al jinete para poder recoger algo pieza de uniformidad caída al suelo sin necesidad de desmontar de su caballo.

Detalle de la punta arponada del mismo sable

La verdad es que no se encuentran muchas hojas modificadas de esta manera. Durante mi trayectoria de más de cuarenta años como coleccionista debo decir que con todas las armas que han pasado por mis manos y por todos los Museos de todo el Mundo visitados he visto muy pocas.

Jean huésped, contempla dentro de su libro “Les sabres portés par l´Armée Française”, este tipo de modificación, calificándola como voluntaria y sobre todo presente en los sables de los Húsares y los Dragones. Dice que al retirar el sable de la herida después de la estocada este pequeño arpón añade al mal varios y profundos desgarros en la carne. Está convencido además de que estos caballeros no eran nada tiernos, apuntando también la posibilidad de utilizar el arpón para descabalgar al jinete de su montura al pegarle o  bien del caballo bien del jinete.

Mi opinión personal evidentemente dio la razón al Coronel McCarthy, personaje muy entendido y de gran credibilidad, pero también doy crédito al destrozo añadido que este “arpón” produce al herir en combate según el estudio del amigo Lhoste, persona con quien he tenido largas charlas, gran coleccionista, escritor y gran antes de armas blancas del Primer Imperio francés.

 

Francesc Pintado i Simó-Monné

Massèna International Society

 

Soldados en el hospital de Cambrils (1809-1811)

Dentro del grupo de series Beneficencia y asistencia social del fondo del Ayuntamiento de Cambrils, se conserva parte de la documentación generada por el antiguo hospital municipal, que está documentado desde 1440 hasta finales del siglo XX. Se trataba de una institución del tipo habitual en los municipios de época medieval y moderna, que realizaba tanto funciones curativas como asistenciales y estaba ubicado en el extremo de la villa, justo al lado de la muralla.

Uno de los documentos más singulares que se conservan es un cuaderno de registro de enfermos que contiene anotaciones entre el 27 de abril de 1809 y el 23 de marzo de 1811: Archivo Municipal de Cambrils, legajo Hospital del Patriarca San José: registro de los enfermos que entran y los que mueren (1809-1811), sig. top. 298.25.1.
Está formado por 10 hojas encuadernados de papel (de 21 cm de alto y 14,75 cm de ancho) y unas cubiertas de papel azul más grueso. Contiene 56 registros de entrada, escritos uno debajo del otro en orden cronológico y con una estructura muy similar: nombre del enfermo, oficio, población, fecha de ingreso y causa. Los cambios de letra se ve claramente que iban apuntando cada enfermo a medida que ingresaba y que reservaban un espacio en blanco donde, después, anotaban el momento en que iba o moría.
Algunos de los registros corresponden a soldados, que presumiblemente participaban en las operaciones de la guerra, hay que notar que estos registros están escritos en castellano-en algunos casos, copian claramente la autorización de traslado que el soldado llevaba-, ​​mientras que los de pacientes civiles son en catalán. En la primera página del cuaderno leemos este registro:

«Regimiento de Húsares españoles, 7 Compañía. El Húsar Mauricio Sanches, de dicha, pasa hoy día de la fecha al Hospital de Caridad de esta villa a curarse de sus dolencias.

Cambrils, 27 abril de 1809. Ramon Jornet. En lo llit de nº 5».

Más tarde, escrivieron debajo:

«Se a curat de sa enfermetat als 14 dias de haver fet llit, y se a marchat ab sa corresponent alta.»

Entre los soldados que pasaron por el hospital también habia voluntarios, como este que llega en agosto de 1809:

«Llit 5. Se admet en clase de malalt Domingo Cané, voluntari del Tercio de Vallès, 8ª Companyia, en virtut de la baixa fecha 29 dels presents. Firmada Joan Calsada.

Ha marchat lo antedit Domingo, curat de sa enfermedat, als 6 dias setembre.»

El 14 de julio de 1810 ingresaron dos soldados, que venian acreditados con el presente documento:

«Copia de una baja. 2º Batallón, 1ª Sección, 3ª Compañía. Pase al Hospital de esta el soldado de dicha José Norell, llevándose las prendas que al respaldo se expresan. Cambrils 14 julio 1810.- José Coromina.- Con mi intervención, Mariano Brotons. Pase al Hospital de San José.- Gimbernat, administrador.»

«4º Batallón, 1ª Sección, 3ª Compañía. Pase al Hospital de esta plaza el cabo de dicha compañía Francisco Elías, llevándose las prendas que al respaldo se expresan. Cambrils, 14 julio 1810.- José Coromina- Con mi intervención- Bariano Brotons. Pase al Hospital de San José. Gimbernat, administrador.

Murió dicho cabo a las 8 de la mañana del día 16 de dichos mes y año.»

 

También encontramos algunas personas que la guerra había desplazado lejos de sus poblaciones: entre otros, tres miembros de la familia Jardín, que figuran como «expatriados» de Tivissa.
Más penoso aún es el paso por Cambrils de Madalena Vidal, que el 12 de mayo de 1810 entró en el Hospital; el escribano anotó: «diu ser muller de un soldat, y acaba de ser presonera en Zaragoza. Se ha despachat dita malalta ab pase fins a Tortose vuy dia 25 maig».  Noticias como éstas se relacionan tanto con los trasiegos que los conflictos bélicos provocaban en la población civil, como con la posición de Cambrils junto al camino real.
En el documento vemos también que muchos de los ingresados ​​morían, sin duda por la precariedad de las condiciones higiénicas y de los medios de curación. Las anotaciones de las defunciones están señaladas al margen con unos signos que las hacen visibles a simple vista: en las primeras se dibujaron dos tibias entrecruzadas, más adelante añadieron una calavera y finalmente lo sustituyeron por una cruz.

Archivo Municipal de Cambrils

 

Gerona 1809

 

    

Nuestros compañeros del Regimiento Ultonia (Amics de la Girona Napoleónica) organizan un año más y bajo la asesoría de la ANE la conmemoración de los famosos Sitios de Gerona (1808 – 1809), que estamos seguros será un gran éxito como en ocasiones anteriores

 

Los actos comenzarán en la tarde del viernes 21, pero tendrán su punto álgido en los combates callejeros en la tarde del sábado, y en el asalto al castillo de Montjuich en la mañana del domingo.

Esperamos ver allí muchos de los amantes de la recreación histórica de época napoleónica de Tarragona. Confiemos que el próximo año ya podamos participar en estos actos con el recientemente formado grupo de recreación histórica “Milicias Urbanas de Tarragona (1810)”.

 

Para saber más: www.girona18081809.com

Nos vemos