Voluntarios de Tarragona (1802) – Nuevo documento gráfico

 

Aunque nos hemos centrado últimamente en la recreación de las “Milicias Urbanas de Tarragona” del año 1810, no queremos olvidar ir recopilando nueva información sobre las otras formaciones que tenemos recrear en el futuro. Una de ellas y segunda en importancia para nosotros es la de recrear el Regimiento “Voluntarios de Tarragona”, con los dos uniformes, el de 1802 y el de 1805.En esta ocasión nos ha llegado a nuestras manos un magnífico dibujo realizado por el genial dibujante José M ª Bueno, y que está fechado en 1962.

Disfrutadlo

Nuevas aportaciones gráficas sobre el Regimiento de Infantería ligera “Voluntarios de Tarragona” (1802) 1ª. Parte

Como dicen que por la vista se entra al ánima y el ánima es la fuente de la inspiración y del placer, disfrutad de estas nuevas láminas que representan nuestro estimado Regimiento de “Voluntarios de Tarragona”. Han estado realizadas por uno de los más prestigiosos dibujantes, J.Martín Bueno.

Los uniformes militares durante el reinado de Carlos IV (1788-1808)

De izquierda a derecha:
– Compañías de Cazadores Artilleros de la Guardia Real; 1793.
– Compañías de Cazadores Artilleros; 1800.
– Granadero de las Reales Guardias Valonas.
– Capitán General.
– Húsar de la Guardia del Almirante; 1800-1805.
– Brigada de Artillería Volante de las Reales Guardias de Corps; 1797.
– Oficial del Real Cuerpo de Ingenieros.
– Artilleros del Real Cuerpo de Artillería; 1806.

 
El genial uniformólogo D. José Mª Bueno Carrera es autor de numerosas obras acerca de la uniformología española pero sin duda alguna su obra más ilustrativa de la trayectoria y evolución del uniforme español es “Soldados de España, el uniforme militar español desde los Reyes Católicos hasta Juan Carlos I”.
Esta obra fue declarada de utilidad para el Ejército por Orden de 3 de agosto de 1978, obteniendo el segundo premio en el apartado de Literatura y Periodismo en los Premios Ejército de 1978.

En esta ocasión podremos disfrutar de los dibujos que representan los uniformes militares durante el reinado de Carlos IV, un reinado en el que hubo numerosos cambios en la uniformidad y en el equipo de los soldados del ejército español.
-1785: se suprime el fusil y correaje para la oficialidad dotándoseles de la espada como único armamento. Más tarde se cambiaría por el sable, más cómodo y útil.
-1791: Se aprueba una nueva uniformidad introduciendo las solapas en las casacas y botines de paño negro, quedando los altos botines de lienzo blanco para paradas de gala. La chupa y el calzón siempre del color de las casacas, excepto algún regimiento como excepción.
-1793: Se dota a la tropa de un uniforme pardo para campaña, el sombrero redondo con el ala izquierda levantada como prenda de cabeza y se abolió el uso de bucles y polvos en el peinado debiéndose llevar corto y con “patilla”.
-1797: se vuelve al anterior uniforme blanco con cuello alto, recto y abierto por delante pero más corto. Como prenda de cabeza se recupera el tricornio. Se vuelve al pelo empolvado pero manteniendo la “patilla”. El uniforme pardo se mantuvo en los Rgtos. destinados a sitiar la plaza de Gibraltar.

-1800: nuevo uniforme blanco con solapas y como prenda de cabeza se opta por una “mitra” alta forrada del color de la divisa y con un escudo de armas Reales al frente. La frontalera es rematada por un pompón con flama.

-1802: Nuevo uniforme azul celeste con divisa negra y vivos rojos para todos los regimientos. Se opta por el bicornio como prenda de cabeza dotándosele de un plumero rojo.
-1805: se opta por un nuevo uniforme blanco y con divisa diferente para cada regimiento. Con este uniforme se inicia la Guerra de la Independencia de 1808.

 

De izquierda a derecha:
– Regimiento de Dragones del Rey; 1796.
– Regimiento de Caballería de Línea Algarbe; 1793.
– Soldado de Caballería de Línea; 1802-1805.
– Húsares Españoles; 1800-1802.
– Médico de Hospital; 1793.
– Regimiento de Cazadores de Caballería Voluntaria de España; 1787.
– Regimiento de Cazadores de Caballería Olivencia; 1802.

De izquierda a derecha:
– Regimiento de Infantería de Línea de Mallorca; 1792.
– Regimiento de Infantería de Línea de Toledo; 1793-1797.
– Regimiento de Infantería de Línea de Granada; 1801-1802.
– Fusilero de Infantería de Línea; 1802-1805.
– Regimiento 1º de Infantería Ligera de Voluntarios de Cataluña; 1789.
– Regimiento 2º de Infantería Ligera de Voluntarios de Cataluña; 1800.
– Infantería Ligera; 1802.
– Oficial de Infantería Ligera en uniforme de paseo; 1807.

De izquierda a derecha:
– Reales Guardias de Corps; Compañía Italiana.
– Real Cuerpo de Guardias Alabarderos.
– Fusilero de las Reales Guardias Valonas.
– Teniente General en uniforme de gala.
– Capitán del Real Cuerpo de Ingenieros.
– Minador 1º en uniforme de parada del Regimiento de Zapadores Minadores.
– Granadero del Regimiento de Infantería de Línea Guadalajara.

De izquierda a derecha:
– Fusilero del Regimiento Irlandés “Irlanda”.
– Sargento de fusileros del Regimiento de Infantería Ligera “Voluntarios de Gerona”.
– Tambor del Regimiento de Infantería de Línea de Málaga.
– Oficial de Artillería a caballo.

De izquierda a derecha:
– Oficial del Regimiento de Húsares Españoles.
– Cazador del Regimiento de Cazadores a Caballo “Voluntarios de España”; 1807.
– Porta estandarte de Dragones de Lusitania.
– Trompeta de Dragones de Pavía.
– Regimiento de Caballería de Línea Algarbe.



La recreación de los uniformes de las Milicias Urbanas de Tarragona de 1810

Uniforme de la tropa, a partir de dibujos de J.M.Bueno

 

Uno de los objetivos prioritarios del Projecte Tarragona 1800 es la creación de diferentes grupos de recreación histórica de la época de las guerras napoleónicas. Uno de los primeros grupos que nos hemos propuesto es la de las Milicias Urbanas de Tarragona, que fueron creadas en el año 1810 para defender la ciudad de Tarragona y que desaparecieron el siguiente año con la toma de la ciudad por los franceses después de 56 días de duro asedio.

Uniforme de oficial, a partir de dibujos publicados en la revista Ristre

 

Afortunadamente hemos podido contar con las actas del Ayuntamiento de Tarragona de 1810 que nos han puesto en antecedentes sobre la creación de este cuerpo y del uniforme que adoptaron.

Como esta información no estaba suficientemente clara por no haber utilizado en el redactado de los textos la exacta terminología militar por lo que se refiere a las diferentes partes del uniforme, nos pusimos en contacto con el Sr. Luis Sorando, en Zaragoza, que es uno de los mayores especialistas en el estudio de los uniformes militares de la época.

Luis Sorando es el presidente de la Asociación Histórico Cultural Voluntarios de Aragón y es el vicepresidente de la Asociación Napoleónica española. No ha dudado ni un momento en colaborar en el proyecto de la recuperación de los uniformes de las Milicias civiles voluntario que participaron en el Sitio de Tarragona en 1811. Su gran experiencia nos ha permitido esbozar, según toda la información que hemos podido recoger hasta el momento, como fueron los uniformes de este cuerpo.

Con todo nuestro agradecimiento por su colaboración en nuestro primer caminar,  os invitamos a todos aquellos que estéis interesados en colaborar en este ambicioso proyecto, a formar parte del grupo de recreación histórica Milicias Urbanas de Tarragona (1810).

 

El nuevo uniforme del Regimiento de infantería ligera “Voluntarios de Tarragona”(1805)

Antiguo uniforme de 1800

En el Estado militar de 1805 se aprueba un nuevo reglamento cambiando en su totalidad el modelo anterior. Su uniforme será: “guerrera o casaca de color azul turquí con vueltos de los faldones Amarillos o rojos SEGÚN regimiento, pantalón blanco abotonado a media Pierna, polainas negras y bicornio negro con plumín verde. Se rescatan las divisas para cada regimiento que se lución en cuellos, solapas, bocamangas. Se cada Vez más Frecuente el uso de gambetos y ponchos de color marrón “.

En el caso del Regimiento de Tarragona el cuello y la bocamanga será de color amarillo y la solapa será del mismo color azul turquí que la casaca y en un bordón amarillo a su alrededor. El botones serán dorados y llevarán grabados el nombre de Tarragona.

Este uniforme no será llevado hasta bien entrado el año 1809.

A continuación os mostramos algunos dibujos basados en dibujos publicados en la desaparecida revista Risto. A disfrutarlos.

El Regimiento de Infantería ligera “Voluntarios de Tarragona” en la Gran Guerra (1793-1795) 1ªParte

Saint-Laurent-de-Cerdans en la actualidad

 

El Regimiento de “Voluntarios de Tarragona”, durante la Gran Guerra contra Francia, jugó un importante papel militar en los diferentes combates con los que se enfrentó. Su gran coraje y firmeza ante el enemigo le mereció su reconocimiento y admiración tanto en un bando como en el otro.

Esta serie de artículos están destinados a dar a conocer algunas de las acciones en las que tan glorioso regimiento participó y dio fama y nombre a Tarragona.

 

Ocupación de San Lorenzo de Cerdá (17 de abril de 1793)

Antecedentes

El día de Jueves Santo del año 1793 los habitantes de la pequeña aldea de montaña del alto valle del Tech llamada San Lorenzo de Cerdá sacaron en procesión las imágenes habituales del pueblo. Enterado de sus intenciones, el comisionado de la Convención de la Republica se opuso a la procesión enérgicamente, manifestando que “ya había pasado la época de tales mojigangas”. No obstante, la procesión se llevó a efecto y, a su paso delante del comisionado, éste comenzó a insultar con palabras soeces la imagen de la Virgen. Los habitantes del pueblo reacccionaron con indignación y arremetieron contra el comisionado, que se vio obligado a huir y refugiarse en Perpignan.

El Directorio del Departamento envió 300 hombres para castigar a los habitantes de San Lorenzo por tamaño desacato a la autoridad de un representante de la Convención. Pero el pueblo se mantuvo firme en sus convicciones de tal forma que la Convención instruyó un proceso criminal contra ellos y condenó a la guillotina a un tercio de la población, al presidio a un segundo tercio y a la confiscación de sus bienes al tercio restante. Para la ejecución de la sentencia salieron de Perpignan dos verdugos escoltados por un batallón.

Ese era el ánimo de los habitantes de San Lorenzo cuando el 10 de abril se presentaron en Figueras los tres principales habitantes de la localidad, llamados Noel, Costa y García, para ofrecer al general Ricardos la entrada libre de las tropas españolas a sus montañas. El general Ricardos aceptó de inmediato la oferta. Militarmente, se le ofrecía la posibilidad de pasar los Pirineos con sus tropas y artillería por el Coll de Portell, dejando sin efecto la amenaza que suponía el fuerte de Bellegarde, que bloqueaba el paso del Coll de Le Perthus desde La Junquera. Políticamente, si no aceptaba la proposición corría el riesgo de que se enfriasen los ánimos colaboracionistas de los adictos a España dentro del valle del rio Tech. Por todo ello, el general Ricardos decidió el comienzo de las operaciones sin esperar la orden de Madrid.

Preparativos para la invasión

El 16 de abril ordenó que las tropas de invasión se concentrasen por la noche en el pueblo de Massanet con cuatro días de pan, seis cargas de útiles, tres ingenieros y un repuesto de cartuchos. También ordenó que en Massanet hubiese queso y vino para dar a la tropa, y que la salida de Massanet hacia la frontera se realizase a la una de la madrugada del 17 de abril.

Massanet era la última población española antes de la frontera. Éste punto había sido el lugar habitual de concentración de las tropas españolas durante las guerras entre ambos países durante el reinado de Luis XIV, y de este lugar partieron las tropas de invasión en 1674.

La fuerza de invasión ascendía a unos 3.500 hombres y se puso bajo el mando del Mariscal de Campo D. Juan Escofet, cuyo segundo fue el brigadier D. Joaquín Palafox. Las unidades de esta fuerza fueron las siguientes:

  • Cuatro compañías de granaderos del Regimiento de Guardias Españolas.
  • Cuatro piquetes del Regimiento de Guardias Españolas.
  • La compañía de granaderos del Regimiento de Infantería de Línea de Burgos.
  • La compañía de granaderos del Regimiento de Infantería de Línea de Mallorca.
  • El Regimiento de Infantería de Línea de Valencia, con sus dos batallones y su compañía de granaderos.
  • El Regimiento de Infantería de Línea de Granada, con sus dos batallones y su compañía de granaderos.
  • El 1er. Regimiento de Infantería Ligera de Cataluña, con su único batallón.
  • El Regimiento de Infantería Ligera de Tarragona, con su único batallón.

Fueron divididos en cuatro columnas:

  • una columna al mando del brigadier D. Eugenio Navarro, capitán del Regimiento de Guardias Española, con misión de atacar y ocupar el pueblo de San Lorenzo de Cerdá.
  • una columna al mando del brigadier D. Antonio Cornel, coronel del Regimiento de Infantería de Burgos, con misión de atacar y ocupar el pueblo de Arlés.
  • una columna formada por los regimientos de Valencia, el 1º de Voluntarios de Cataluña y el de Voluntarios de Tarragona, al mando del brigadier D. Francisco Javier Negrete, coronel del Regimiento de Infantería de Valencia, con misión de atacar y ocupar el pueblo de Ceret.
  • una columna de reserva, al mando del Mariscal de Campo Escofet.

 

Voluntarios de Catalunya

 

Pero la concentración de las fuerzas no se ejecutó todo lo bien que el plan requería. Algunos cuerpos se extraviaron y llegaron tarde al Massanet, otros estaban demasiado lejos y tampoco llegaron a su hora, y la provisión de pan para las tropas fue deficiente. Las últimas unidades llegaron a las 03:30 de la mañana del día 17, y la mayoría de las unidades iniciaron la invasión sin pan ni ropas de repuesto. Como puede observarse, la operación se iniciaba de forma algo desorganizada; pero fue el precio que hubo que pagar por haber cambiado el plan original para apoyar y socorrer a los habitantes de San Lorenzo de Cerdá.

En vista de ello el Mariscal de Campo Escofet ordenó la salida de la columna del brigadier Negrete en vanguardia para atacar y ocupar San Lorenzo de Cerdá, mientras él permanecía en Massanet esperando al resto de las unidades. La columna del brigadier Negrete estaba formaba por:

  • 1er. Regimiento de Infantería Ligera de Voluntarios de Cataluña, en vanguardia
  • Regimiento de Infantería Ligera de Voluntarios de Tarragona
  • Regimiento de Infantería de Línea de Valencia (un batallón)

Una vez concentrados todos los cuerpos, las columnas fueron saliendo a continuación. Los pasos de montaña hacia donde se dirigieron las columnas españolas eran los siguientes: Coll de Creu, sobre San Lorenzo de Cerdá; Coll de Faitg, sobre Arles; y Coll de Illas, sobre Ceret. Mientras tanto, nuevas fuerzas iban concentrándose en Massanet para cubrir los fuertes franceses de Prats de Molló y Castillo de los Baños, y para unirse al grueso de la invasión.

Ocupación de San Lorenzo de Cerdá

Al otro lado de la frontera se encontraba el general La Houlière al mando de la defensa. Disponía de un millar de voluntarios de guarnición en Arlés y dos compañías de un batallón de Tarn en San Lorenzo de Cerdá. Esta última fuerza era tan débil que decidió reemplazarla por cinco compañías más fuertes al mando del Teniente Coronel Laterrade, un enérgico jefe del 2º Batallón de Gers.

A primera hora de la mañana del 17 de abril las dos compañías salientes estaban formadas en el pueblo esperando la llegada del relevo, cuando vieron descender por la montaña al 1er Regimiento de Infantería Ligera de Voluntarios de Cataluña, que iba en vanguardia en la columna del brigadier Negrete. Los franceses huyeron presa de pánico en dirección a Arlés, abandonando armas y bagajes. A la salida del pueblo les saludó una nutrida granizada de balas que les causó varias bajas. Soldados españoles les persiguieron estrangulando y matando a los más rezagados. El regimiento tomó 34 prisioneros y sufrió tan solo dos heridos.

A las 10:00 horas de la mañana el teniente coronel Laterrade se presentó ante San Lorenzo al frente de unos 400 hombres, dispuesto a realizar el relevo. Al ver el pueblo ocupado, tomó posiciones en una altura que domina al pueblo desde el noroeste. Frente a los franceses los Voluntarios de Cataluña formaron en orden de batalla. El regimiento había ocupado las alturas dominantes y reforzado la izquierda de su línea con una compañía del Regimiento de Infantería Ligera de Voluntarios de Tarragona, recién llegado a San Lorenzo. Presentaba un total aproximado de 1.000 hombres, a los que se unieron los habitantes de San Lorenzo, armados todos ellos.

El teniente coronel Laterrade comprendió la inutilidad de un ataque y dispuso la retirada de sus tropas a Arlés, que se inició ordenadamente. Pero fueron puestos en fuga desordenada por los Voluntarios de Cataluña, que los hostigaron durante más de una hora causando 4 muertos a los franceses, tomando 8 prisioneros y capturando dos banderas, los equipajes, 66 fusiles y algún sable. El regimiento solo tuvo un muerto.

En esta toma de San Lorenzo de Cerdá se destacaron los siguientes oficiales del 1er. Regimiento de Infantería Ligera de Voluntarios de Cataluña:

  • D. Luis Vives, coronel del regimiento.
  • D. José Calvo, teniente coronel agregado al regimiento.
  • D. Juan Alegre, ayudante.

Finalizada la acción, los habitantes de San Lorenzo de Cerdá recibieron a los españoles con vivas demostraciones de alegría, lanzando gritos de “Viva del Rey”, “Viva España”, “Viva la Religión” y tañendo las campanas de la iglesia.

 

 

LA ARTILLERIA ESPAÑOLA DURANTE EL SITIO DE TARRAGONA 1811

No sabemos con exactitud que uniforme llevaban nuestros artilleros durante el Sitio de Tarragona, en 1811. Durante la Guerra de la Independencia, iniciada en 1808 los uniformes se habían ido degradando y su sustitución, muy escasa por falta de medios, había introducido nuevos elementos no acordes a las ordenanzas militares. La guerra había hecho evolucionar los uniformes aunque muchos de ellos, por falta de medios, seguían usando los antiguos ya muy gastados y pendientes de su renovación.

En noviembre de 1805 se da una nueva Real Orden que modifica el uniforme anteriormente descrito quedando de la siguiente forma:

El nuevo uniforme del artillero será casaca, solapa, chupa y calzón azul turquí, vuelta, cuello doble, forro y vivo encarnados, dos carteras largas en los faldones de la casaca, solapa azul en la chupa, la vuelta de la casaca abierta con portezuela azul, sombrero con galón de oro mosquetero, y botón lleno dado como el que usaba antes el Cuerpo, permitiéndose a la oficialidad, fuera de actos de servicio, el uso de chupa y calzón o pantalón blancos o Mahón.

Los oficiales y demás tropa de las Compañías de Artillería de las Milicias llevan el mismo uniforme con la única diferencia de que el cuello de la casaca será azul.

 

Los uniformes del reglamento de 1810 nos los muestran así:

El uniforme de las tres compañías de artillería de las Milicias Urbanas de Tarragona es aún para nosotros desconocido. Solo sabemos que su uniforme consistía en casaca y sombrero redondo, con pantalón largo azul. Sabemos también que su cuello era blanco, según  un dibujo realizado a partir de un antiguo grabado de un subteniente de la Milicia.

No sabemos si su cuello era azul, como nos dice el reglamento de 1805.

En este momento no podemos precisar con exactitud cómo era.

Elies T.C.

“EL BURGUÉS DE HAMBURGO” (1 ª. Parte)

LOS UNIFORMES DE LAS TROPAS DE INFANTERÍA LIGERA ESPAÑOLA (1802)




En el Reglamento Militar de 1802 las tropas de infantería ligera cambian su antiguo uniforme por otro que será igual para todos los regimientos. El uniforme, de gran vistosidad al estilo de los húsares, es de color verde con las mangas y el cuello de color rojo. Los pantalones son blancos y la cabeza protegida por un casco de piel endurecida. El grabado del nombre del regimiento en la placa que llevan el casco es el único que los diferencia entre ellos.

En 1807-1808 hubo la famosa expedición de las tropas españolas en Dinamarca, dirigidas por el Marqués de la Romana, donde dos de estos batallones se tuvieron un papel importante. Se trataba del Batallón de Voluntarios de Cataluña y del Batallón de Barcelona, de igual uniformidad que nuestro Batallón de Voluntarios de Tarragona.

El profesor Christopher Suhr dibujó toda una serie de láminas que representaban los diferentes regimientos militares españoles de la expedición, tal y como él los vio desfiló por Dinamarca. Este manuscrito fue publicado por primera vez en Francia en 1902 y también fue editado definitivamente en el año 1968 por M. Henri Achard.

Para nosotros es una obra excepcional para poder recrear con la máxima exactitud nuestro regimiento de Tarragona. Hay que observar que algunas figuras uniformadas con chaquetas rojas que fueron entregadas en Dinamarca. Fueron una excepción.

Sin embargo en este artículo presentamos sólo las láminas del manuscrito que corresponden a los regimientos de infantería ligera, que son del tema que nos interesa. Estas láminas, que están triplicadas cada una de ellas, corresponden a la interpretación hecha por diferentes copistas, a lo largo de los años.

Disfrute de ellas como lo hemos hecho nosotros.

Reproducción de la Uniformidad de las Compañeras de las “Milicias Urbanas de Tarragona (1810) 1a.Part

El proceso de reconstrucción del uniforme de las Milicias Urbanas de Tarragona pasará por diferentes fases de estudio.

A. La casaca de la oficialidad

En primer lugar tenemos una pequeña información, a partir de una pequeña miniatura, que nos describe parte del uniforme de un oficial. Por ahí empezaremos.

“Casaca corta, de azul turquí, decorada a derecha e izquierda del pecho con un festón semicircular verde y seis tiritas oblicuas, también verdes, aguantadas por otros botones dorados. Junto a las sombras otra tirita verde a cada lado.

  Cuello blanco con una parte central de color azul turquí limitado por dos hileras perpendiculares de 3 botones dorados. “

Como no sabemos nada más de la casaca nos queda descubrir cómo eran los colores de sus puños, de sus vivos, de las bóvedas de la cola corta y de su forro. Como no tenemos más información habrá que decidir sobre qué colores hipotetizar hasta que no tengamos más documentación.

Este artículo que muestra, a partir de las modificaciones del dibujo de un oficial militar publicado en la desaparecida revista ristre, las 9 posibles combinaciones de cómo podía ser la casaca de un oficial de las Milicias, nos servirá para que podamos elegir entre todos cuál puede ser la opción más acertada.

Quisiéramos que todas aquellas personas que estuvierais interesados ​​en el tema nos dierais vuestra opinión, para decidir cual es la mejor combinación.

 

Milicias Urbanas de Tarragona (II)

El uniforme de las Milicias Urbanas queda vende documentado en diferentes actos y órdenes del propio regimiento.

Por las órdenes del Cuerpo del 21 y 25 de noviembre de 1810 el uniforme de la tropa y cabos constará de casaca (no definida pero se supone que será oscura, del mismo color que los pantalones), pantalón azul o negro, zapatos y no alpargatas, y si es posible medio botín o bota bajo el pantalón. Pajarita o pañuelo al cuello, cinto azul y sombrero redondo con escarapela.

El cabello debe ir recogido bajo el sombrero.

En cuanto a la oficialidad debe vestir con pantalón azul y botas, garganta y cinturón blanco.

Hay una bonita miniatura de época, realizada por un notable artista, el Sr.. Alarma, que destacó en Tarragona en el primer tercio del siglo XIX, que retrata al Teniente D. Joaquim Fàbregas y Caputo que fue 2 º. Ayudante de la Milicia Urbana. Desgraciadamente no hemos podido encontrarla y sólo nos queda la descripción realizada por Adolfo Alegret y su reproducción en negro en su obra “Historia del Sitio, Defensa, Asalto y evacuación de Tarragona en la Guerra de la Independencia” publicada el año 1911 para conmemorar el 1er. Aniversario del Sitio.


Así nos describe el uniforme que utilizaba la oficialidad de la Milicia de Tarragona: Casaca corta, de azul turquí, decorada a derecha e izquierda del pecho con un festón semicircular verde y seis tiritas oblicuas, también verdes, aguantadas por otros botones dorados. Junto a las sombras otra tirita verde a cada lado. El chaleco es blanca recortada en su parte inferior. Cuello muy alto, blanco, con pajarita azul turquí bajo la barba, limitado por dos hileras perpendiculares de 3 botones dorados, una en cada extremo del corbatín. El pantalón, de azul turquí. Dos charreteras doradas si era capitán, una a la derecha si era teniente y dos ombrers si era subteniente.


Primeros dibujos para la recreación de los uniformes

 

La Asociación Proyecto Tarragona 1800 ha puesto en marcha el Grupo de Recreación Histórica “Milicias Urbanas de Tarragona”. Nuestra voluntad es que para el año próximo pudiéramos ya presentar una o dos parejas de milicianos uniformados. Ellos podrían servir para ser utilizados en actos protocolarios de la ciudad, para realizar visitas guiadas, para introducirse en la ciudad de 1800, …, y para dar a conocer Tarragona fuera de sus fronteras.

La primera tarea a realizar será reproducir con todo tipo de fidelidad histórica sus uniformes, confeccionando los mismos tal y como se hicieron hace 200 años.

Para hacerlo posible el artista Antonio Zapatero Guardini, autor del soldado de plomo que representa un soldado del Regimiento de Infantería ligera de Tarragona, el otro grupo de recreación que pronto también pondremos en marcha, y que ya mostramos en este mismo bloque, ha hecho un dibujo hipotético de cómo sería la idealización del Teniente Fábregas.

Los documentalistas Jesús M ª Alía Plana y Juan José Torres Escobar comentan “Resulta evidente la escasa familiaridad del autor con los Términos uniformológicos más elementales. Como “festón semicircular” Describe el autor en vivo de la solapa, que recorre el borde de la mísma y denomina como “Seis tirillas oblicuas” y “Otra verde en cada lado” a las caracteristicas botoneras de la época. El corbatín azul turquí se, sino Lugar en dudas, el golpe que se observa en el centro del cuello blanco. “

En la Reconstrucción del uniforme los Puños y las vueltas de la casaca, el tipo de tocado y el calzado no pasan de ser hipótesis verosímiles. “.

Os animamos pues a participar en este osado proyecto, primero porque creemos que de esta manera estamos contribuyendo a dar a conocer mejor el nombre de Tarragona y segundo porque de esta manera, entre otros, facilitamos y incentivamos a explicar mejor su historia.